.
.
.
.
.
.
.

De interés

Destacado

Related Posts with Thumbnails

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.

Cuando se trata de nutrición infantil lo mejor es no improvisar

Publicado por Mairim Gómez Cañas jueves, 11 de febrero de 2010

En la búsqueda de opciones saludables, en la última década ha habido un importante auge de los productos naturales, incluso en el segmento de alimentos infantiles. Muchas madres, pensando que hacen lo correcto, comienzan a incluir verduras, frutas y compotas antes que el sistema gastrointestinal del bebé esté preparado para procesar esas comidas. Esta práctica deja de lado la recomendación de los pediatras de suministrar lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida del infante.

El pediatra y neonatólogo de la Clínica San Pedro de Ciudad Bolívar, Amilkar Velásquez, recomendó iniciar la ablactación –introducción de alimentos diferentes a la leche- a partir del séptimo mes de vida del infante. “Lo primero que se puede emplear para combinar la leche materna son las verduras amarillas, luego las blancas, verdes y rojas, paulatinamente y en ese orden”, específico el galeno.

Las frutas cítricas -como naranja, mandarina, piña y fresa- no deben suministrarse antes que el bebé cumpla el primer año de vida, debido a que existe un alto riesgo de reacciones alérgicas. Según explicó el galeno, la razón para ser tan cuidadosos con la dieta de los recién nacidos es que su sistema gastrointestinal aún está inmaduro y ciertos alimentos pueden ocasionar diarreas o estreñimiento. En tal sentido, hizo hincapié en la importancia de consultar a un pediatra antes de hacer cambios en la alimentación de los pequeños.

Por su parte la doctora Gina Totta, pediatra y neonatóloga del Hospital Manuel Noriega Trigo, en Maracaibo, comentó que cuando las madres no pueden amamantar por razones de salud, lo mejor es suministrar fórmulas lácteas infantiles y evitar la introducción temprana de cereales o frutas. “En caso que sea necesario recurrir a las fórmulas, se debe escoger la fórmula más parecida a la leche materna, pues de esa manera se está asegurando un buen crecimiento y desarrollo neurológico del bebé”.

La galena destacó que no se debe suministrar leche completa de vaca a los menores de dos años, pues repercute negativamente en la salud y el sano desarrollo del bebé, ocasionándole problemas estomacales y síntomas típicos de alergia a la proteína de vaca o intolerancia a la lactosa -rinitis, obstrucción nasal, estornudos, tos, erupción generalizada y evacuaciones líquidas-. A largo plazo, el consumo de este alimento predispone al surgimiento de obesidad, hipertensión y resistencia a la insulina.

Excepciones a la lactancia materna

Son pocas las contraindicaciones de la lactancia materna, y estas pueden ser causadas por situaciones de salud de la madre o del niño.

Del bebé: Intolerancia a la lactosa. De la madre: estar sometida a tratamiento farmacológico para regular la función de la glándula tiroides, recibir quimioterapia, estar diagnosticada con virus de inmunodeficiencia humana o tuberculosis.

Fuente:
Comstat Rowland, c.a

0 comentarios

Publicar un comentario

Buscar