.
.
.
.
.
.
.

De interés

Destacado

Related Posts with Thumbnails

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.

Botox® y sus sorprendentes usos en rejuvenecimiento facial

Publicado por Mairim Gómez Cañas martes, 2 de febrero de 2010

Seguro, efectivo y líder absoluto como opción para atenuar las arrugas faciales de manera no invasiva, el tratamiento con BOTOX® sigue sorprendiendo no sólo por su aumento constante en la cantidad de aplicaciones, sino también por sus interesantes resultados en la utilización en zonas como el tercio inferior de la cara, nariz, cuello, mentón.

“Existen cuatro causas para el envejecimiento: el tiempo, el sol, la fuerza de la gravedad y la gesticulación. Es ahí donde Botox® contribuye a revertir el envejecimiento por gesticulación o el mio-envejecimiento. BOTOX® es un elemento óptimo como tratamiento de rejuvenecimiento facial”, señala el Cirujano Plástico Pedro Gómez Castro.

El envejecimiento tiene las siguientes etapas:



Gómez Castro recomienda realizar tratamientos de prevención de envejecimiento con BOTOX®, “por ejemplo actrices o pacientes para quienes es muy importante el mantenimiento de su fisonomía facial. A esas pacientes que pueden tener 27 años, una mini dosis las puede beneficiar mucho. Podemos entrar a una era donde las mujeres, si se empiezan a aplicar BOTOX® a una temprana edad, siempre que sea recomendado por el médico, no van a tener “patas de gallo”.

Cada vez a más temprana edad

Cuando se trata a una paciente que ha envejecido por una de las cuatro razones antes mencionadas, es una paciente que no busca modificar mucho su fisonomía facial. Quiere verse más joven y no necesariamente haciéndola más bella sino tal cuál como es. En cambio, cuando se empieza a modificar la posición de las cejas, estamos manejando un concepto que ya no es para rejuvenecer a esa persona, sino de cambiar su fisonomía en algo sumamente localizado: el tercio medio de la cara, donde están las cejas. Ahí se busca belleza que esté acorde con los cánones de belleza del momento.

“Si en los 30 la belleza era una ceja súper arqueada, hoy ésta tiene que ser más agresiva, coincide con el mundo que estamos viviendo en que se buscan miradas más penetrantes. BOTOX® ha ganado un pequeño terreno en eso que antes no se manejaba. Hoy día estamos tratando pacientes más jóvenes”, señala el doctor Gómez Castro.

La aplicación temprana de BOTOX® es recomendable desde los 25 años, edad en que empiezan a aparecer las primeras líneas de envejecimiento. Hoy en día, con una dosis casi homeopática, que es con lo que esos músculos se inhiben, esa paciente, si una vez al año se infiltra, puede ser que nunca tenga “patas de gallo”, lo que a la larga es un beneficio. “Es una dosis inocua, lo que hace el BOTOX® no lo hace ninguna crema”, afirma Gómez Castro.

“El arte es sin arrugas pero con expresión”

El Cirujano Plástico Pedro Gómez Castro cuenta que tiene un grupo de pacientes que se aplican BOTOX® como mínimo dos veces al año, hace 10 años. “Y si comparas fotos de hace diez años con las de hoy, se puede ver que todo el componente del mioenvejecimiento (por gesticulación) se detuvo. Pueden tener un poco de manchas solares, un poco de descenso de su estructura, pero no tienen arrugas. La magia está en que no hagas gente inexpresiva, la magia está en que seas superexpresiva pero que no generes arrugas”.

“La aplicación del Botox® es un arte. Tienes que hacer un análisis de los músculos, un estudio de cuáles de éstos se contraen más o menos. Cada paciente tiene una anatomía similar, pero una expresión distinta. Cuando este tratamiento se hace de una manera racional, en que se respetan los tiempos, se hace un mapeo y se conoce bien la anatomía, no tienes complicaciones. Jamás he tenido una complicación que me haya hecho arrepentirme de haber aplicado BOTOX®. Siempre ha sido un tratamiento de grandes satisfacciones para mis pacientes y para mí”, señala enfático el Doctor Gómez Castro.

Fuente:
Burson-Marsteller

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Buscar