.
.
.
.
.
.
.

De interés

Destacado

Related Posts with Thumbnails

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.

Prevenir la formación de coágulos puede salvar vidas

Publicado por Mairim Gómez Cañas jueves, 17 de diciembre de 2009

La adopción de técnicas y terapias activas para el tratamiento de pacientes con síndrome coronario agudo ha sido de suma importancia para prevenir eventos isquémicos secundarios

En el marco de las Jornadas de Actualización del Tratamiento Antitrombótico del Síndrome Coronario Agudo, celebradas en la capital del país, tres cardiólogos venezolanos aportaron su visión desde el punto de vista clínico e intervencionista sobre las terapias farmacológicas empleadas para el control de esta patología, una de las principales causas de muerte en todo el mundo.

José Abelardo López, cardiólogo del Hospital Clínico Universitario de Caracas, explicó que como intervencionista, su labor de atención a un paciente con síndrome coronario agudo requiere la realización de procedimiento invasivos de emergencia, como la angioplastia primaria o cateterismos cardiacos; sin embargo, estas técnicas siempre vienen acompañadas del uso de fármacos que permitan el éxito del tratamiento integral de la persona.

Apegado a su perspectiva clínica del tratamiento para pacientes que han presentado infarto de miocardio, el cardiólogo Juan Amaro, hizo referencia al uso de fármacos para prevenir la formación de coágulos capaces de obstruir una arteria o vena, según lo establecen las guías internacionales americanas y de la Sociedad Europea de Cardiología.

En este sentido, el galeno destacó la eficacia de la heparina de bajo peso molecular o enoxaparina, medicamento que ha sido útil en la disminución de eventos isquémicos, infartos recurrentes o complicaciones vasculares del infarto de miocardio. Otro fármaco empleado en el tratamiento del síndrome coronario agudo es el clopidogrel, un antiagregante plaquetario que previene episodios aterotrombótico en pacientes con historia reciente de accidente cerebrovascular, ataques cardíacos o afecciones polivasculares.

El cardiólogo intervencionista, José Miguel Torres, indicó que en las últimas décadas se han alcanzado grandes avances en esta área, desde el punto de vista farmacológico e intervencionismo mecánico. “Anteriormente la asistencia al infartado era meramente contemplativa, ahora es activa. El paciente es llevado a una sala de cateterismo y junto con terapia anti trombótica somos capaces de reabrir arterias, restituir el flujo sanguíneo y salvar vidas”.

Respaldo científico

Un factor importante a considerar al evaluar la condición cardiológica de un paciente es el período de relajación de los ventrículos, conocido como segmento ST. El estudio Extract-Timi 25, para el cual se le hizo seguimiento durante un año a un grupo de personas que tuvieron un infarto de miocardio con elevación del segmento ST, reveló que los pacientes tratados con enoxaparina más terapia fibrinolítica lograron disminuir a 15,8% la ocurrencia de infartos letales y no letales.

Por otro lado, el estudio Clarity demostró que cuando se añade clopidogrel a la terapia estándar, basada en ácido acetilsalicílico, se consigue que los pacientes que han sufrido un infarto de miocardio con elevación del segmento ST, reduzcan en 36% el riesgo de muerte o de sufrir otro ataque cardíaco.

Fuente: Comstat Rowland

0 comentarios

Publicar un comentario

Buscar